sábado, 1 de abril de 2017

A VECES...

A veces me sigo y llego hasta el fin del mundo,
otras hago eso y caigo profundo.
A veces miro atrás y veo tristeza,
otras miro y me alegro de haber dado con la pieza.
A veces tengo miedo y no doy un paso,
otras soy valiente y al miedo retraso.
A veces me siento pendiente de un hilo,
otras saco mis garras y al miedo desafío.
A veces sigo a mi sombra y no llego a ninguna parte,
otras lo que tienes que hacer es cortarla y liberarte.
A veces con cada paso recorro varias millas,
otras me planto ante la vida y mis piernas se encasquillan.
A veces pienso que quise nacer águila,
pero nací mariposa y me salieron alas doradas.
A veces pongo FIN a las cosas y no se han acabado,
pero en este poema eso ha resultado.

(Héctor Mora Orellana)

sábado, 4 de marzo de 2017

MICRORRELATOS

Dos nuevos microrrelatos de Mario, con los que participó y ganó un concurso. El tema tenía que ser navideño.
Más que merecido el premio, porque Mario le tiene cogido el pulso a este género de una forma increíble.

________________________________________________

"Quieto, mirada fija.
Sosteniendo mi regalo.
Ya soy mayor y esto me destroza la espalda.
Solo espero queme cojan y me acerquen otro poco.
¡Ser rey para esto!"


"En el colegio se metían conmigo.
Antes no se hablaba de acoso.
Ahora en Navidad todo el mundo me quiere.
Ya lo decía mi madre: No es tan malo ser el Gordo."


(Mario Vázquez)

viernes, 10 de junio de 2016

LIBERTAD

A la libertad vuelo
rozando el vulnerable cielo,
recordando un sentimiento olvidado,
ignorando todo lo que me ha atado.
Pues las plumas de mis alas
son las lágrimas derramadas
por esta cadena invisible
que me hace tan sensible.

Por favor, déjame volar
y evita que el viento me pueda llevar
porque puedo elevarte al cielo
o hacerte caer más allá del suelo.

No soy ángel ni demonio,
ni siquiera conozco el verdadero odio.
por eso, mi amor, te pido
que no me hieras con la flecha de Cupido.

(Laura Gamonal)

ALGÚN DÍA

Abro y cierro mis alas
pensando que ya no queda nada,
pero mi madre siempre decía
que tienes que tener algo de esperanza…
 
Me he caído,
ya no estoy en el cielo,
ya no surco el mar de las nubes
ahora toco suelo,
 
Mis alas ya no son blancas,
son negras, oscuras,
pero entre esos dos colores puede haber
un gris que indica e bien y el mal compaginado.
 
Tarde o temprano,
yo sé que volveré
y a tu lado volaré.

(Karla Llamosas)

miércoles, 8 de junio de 2016

ALAS

Soy tímida,
intento volar,
despliego mis alas
para poder soñar.

Intento pintar
mis alas para volar
y sentir mi cabello
sin miedo de flotar.

Intento ser hoja
movida por el viento,
sueño con poder volar,
estar a tu lado
sin importarme nada más.

Cierro los ojos,
enseño mis alas,
me tapo la cara
y muestro las
cicatrices de mis balas.

Aquellas balas
que clavaste en mi corazón
pero yo espero
que por fin salga el sol.


(Malena Calleja)


sábado, 21 de mayo de 2016

LA FE GATUNA

La vida de algunos gatos es bastante difícil. Hay veces que  te maltratan y otras que te abandonan. Yo estoy experimentando el abandono, tan solo con dos meses. No sé qué hice, yo sólo era un lindo gatito travieso que jugaba con inocencia. Ahora vago por las calles en busca de mi madre, que no responde a ninguna de mis llamadas, lo peor es que estoy solo y sin casi esperanza.
Antes de todo esto me subieron a un vehículo y mientras éste estaba en marcha abrieron la ventanilla, me cogieron por la nuca y me lanzaron al asfalto. Cuando vieron que seguía vivo intentaron atropellarme, yo me percaté de ello y escapé con todas las fuerzas que me quedaban. 
Dicen que los gatos tenemos siete vidas, creo que a mí ya no me quedan o incluso que ya no tengo, pasando por el hambre, los perros, los coches... Como ya he dicho sólo me queda tener fe, espero que mi mamá venga a por mí.

(Ángela Camiñas)

viernes, 20 de mayo de 2016

UNIDOS HASTA LA MUERTE

Era maravilloso, era amor,
eras todo mi corazón.
Éramos el frío y el calor,
el que me daba tu colchón.

Eras mi mundo y yo el tuyo,
hasta que algo nos separó.
Yo no quería pero sucedió,
la muerte nos esperaba
en la esquina del callejón.

Nos clavó un cuchillo, nos mató,
derramando tu sangre en mi corazón.
No quise, pero sucedió,
no podía verte pero acudió.

Acudió mi corazón a tu corazón,
mis manos a tu cuerpo y las tuyas al mío
y pienso... Ni la muerte logró separarnos
entonces podré yo.

(Malena Calleja Buyo)